¿Quiere triunfar en la política? Use el CANVAS

octubre 8, 2018

Por: Hugo Balderrama | Lic. en Economía y Lic. en Ciencias Políticas

Un par de semanas atrás escribí sobre Los Océanos Azules y su aplicación en la política, una metodología brillante para diseñar planes estratégicos. Ahora, ¿cómo trasladamos un plan a una realidad tangible? En el año 2008, cuando muchos buscaban la respuesta a esta pregunta, nació lo que luego se conocería como el modelo CANVAS.

El CANVAS es un modelo de negocio desarrollado por Alexander Osterwalder, una simplificación de su tesis doctoral Ontología de los modelos de negocio. La alternativa desarrollada por Osterwalder está siendo aplicada en la gestión de pequeñas, medianas y grandes empresas; sin embargo, el CANVAS es una herramienta lo suficientemente versátil como para ser usada en la actividad política.

 

El modelo CANVAS es realmente sencillo de implementar, solo es necesario seguir sus nueve pasos:

 

  1. Segmentar clientes. En nuestro caso (Bolivia) la economía informal sería nuestra fuerza política militante, personas forzadas a trabajar de esa manera por el actual sistema inmoral.
  2. Diseñar nuestra oferta de valor. A nuestro nicho de mercado le interesa la reducción de impuestos, la eliminación de reglamentos burocráticos y el respeto a la propiedad privada. Entonces, nuestras ofertas electorales deben satisfacer esas necesidades latentes. Alberto Mansueti, quizás el más grande politólogo de la región, diseñó una oferta política conocida como las cinco reformas, independientemente de las opiniones sobre el proyecto, es una de las pocas alternativas de la derecha en la acción política, un ejemplo que debería imitarse.
  3. Delimitar los canales de comunicación. En nuestra América son los sectores de la economía informal nuestros potenciales militantes, debemos ganar espacios en las radios y canales de televisión populares, pero además, usar un lenguaje que sea fácilmente entendible para la gente de a pie; es hora de abandonar los guetos académicos y ensuciarse un poco, por ejemplo: el humor es una forma sencilla y efectiva de explicar los efectos de los altos impuestos y la inflación.
  4. Establecer una relación con los clientes. En política es vital mantener una relación constante con nuestra militancia, nada más desagradable que un político que solo aparece cuando hay elecciones ¿Notó que Hugo Chávez o Evo Morales jamás abandonan a su gente? Pues, es hora de copiar esa técnica.
  5. Determinar las fuentes económicas. No existe “almuerzo gratis” decía el genial Milton Friedman, y eso también aplica a la actividad política. En un mercado político, los partidos ofertan a los electores a cambio de sus simpatías, sus votos y su dinero para las campañas cuatro tipos de productos políticos: (1) doctrina y cultura política; (2) políticas públicas, proyectos de leyes, y de creación y reforma de las instituciones; (3) partidos, cada cual en su marco doctrinario, de la izquierda o la derecha; (4) candidatos, es decir postulantes a elección o reelección a puestos públicos ¿Qué hay de malo? Nada.
  6. Identificar los activos claves. La verdad es el mayor activo de la derecha, nosotros tenemos la respuesta a la inflación, la pobreza y la falta de empleo. Capitalizar la verdad en votos es vital para rescatar a nuestros países de las garras del socialismo.
  7. Posicionar la marca. Yorbis Esparragoza ha desarrollado el concepto de populismo de derecha, brillante estrategia para ganar el espacio en la mente del electorado ¿Por qué no pensar en una Mafalda derechista o una cumbia contra el socialismo?
  8. Establecer alianzas estratégicas. Las personas decentes y de familia que solo quieren orden, paz y trabajo son nuestros aliados naturales, ahora bien, hacer networking con millones de familias es básicamente imposible ¿Entonces? Hagamos alianzas con las agrupaciones que las representan: iglesias, sindicatos de comerciantes y juntas de padre de familias en los colegios.
  9. Planificación financiera. Aunque parezca obvio, no se puede triunfar sin una adecuada gestión de costos e ingresos. La mayoría de los proyectos políticos fracasan cuando se termina el dinero del financiamiento, lo mejor es establecer una política de inversiones que convierta al partido en una empresa autosustentable.

¿Por qué es importante ser eficiente en la política? La respuesta la brinda el economista Luigi Zingales:

La libertad de comercio, condición necesaria para superar la pobreza, es un bien público. Los bienes públicos no tienen dolientes entre los empresarios; de allí que lo normal es que no se paguen con precios sino con impuestos, no siendo las empresas sino los Gobiernos encargados de proveerlos: seguridad, justicia y obras de infraestructura”.

Sin una fuerza política de derecha las naciones se hunden.

@hugobalderrama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *