Países no han tomado en serio la amenaza de los grupos irregulares instalados en Venezuela