«EE UU no interviene en Venezuela porque no cree en nadie»