Al venezolano nadie le ha dicho «yo voy al frente»