Krav Magá, una forma de ganar elecciones

octubre 28, 2018

Por: Hugo Balderrama | Lic. en Economía y Lic. en Ciencias Políticas

El Krav Magá es el sistema oficial de lucha y defensa personal usado por las Fuerzas de Defensa y Seguridad de Israel. Esta forma de combate se especializa en ganar peleas contra enemigos más fuertes y muy agresivos. La idea básica consiste en ocuparse de la amenaza más próxima, impedir que el agresor vuelva a atacar y, finalmente, neutralizar al contrario.

Sus principios de combate son:

1) Atacar lo más rápido posible

2) Golpear con todas las fuerzas

3) Dañar los puntos débiles

4) Mantener la calma.

Desde luego, estos sabios principios del Krav Magá pueden ser aplicados en otros aspectos de la vida, por ejemplo, la política. Veamos:

Primero, atacar lo más rápido posible. Jair Bolsonaro es un buen ejemplo de esto último. El candidato derechista manejó una estrategia muy acertada, sus discursos siempre fueron contra el socialismo, la ideología de género y en defensa de la familia. Ante tanta solidez conceptual, la izquierda quedó fuera de foco y recurrió a sus viejas triquiñuelas de desprestigio, incluso intentaron acabar con su vida.

Segundo, golpear con todas las fuerzas. Fray Nelson Medina describe las palabras dragón, frases vacías que la izquierda usa para quemar a sus oponentes, por ejemplo, “ultraderecha”, “racista”, “machista” u “homofóbico”; pero el problema no es que la izquierda use ese tipo de bajezas, sino que muchos libertarios también las usan: tontos útiles los llamó Marcuse. Por eso, nada mejor que aceptar el concepto de derecha, de capitalista y de conservador. La izquierda se ve sorprendida cuando un político se declara derechista y a favor de la familia, es un golpe duro a su discurso.

Tercero, dañar los puntos débiles. Durante décadas la izquierda invadió todos los espacios culturales, desde las universidades hasta los medios de comunicación. Aparentemente, tenían todos los flancos cubiertos, pero la divina providencia siempre se sale con la suya. Los socialistas nunca contaron con que las redes sociales podían ser usadas para hacer campaña. En el año 2016, Donald Trump aprovechó muy bien ese punto débil  y, actualmente, fue Bolsonaro quien volcó su campaña a las redes, sumando 14 millones de seguidores entre Facebook, Twitter e Instagram.

Cuarto, mantener la calma. La izquierda es agresiva por naturaleza, ellos llevan la dialéctica al campo práctico, por eso siempre atacan sin compasión ni piedad. La derecha debe ser más cauta, no usar la agresión como arma, sino un instrumento mucho más refinando: el cerebro.


Lo importante no es responder los ataques de los socialistas, lo importante es quitarles votos. La derecha debe fortalecer lazos con sus futuros militantes y las redes sociales pueden ser un buen instrumento para llevar el mensaje de manera corta y clara. Es muy mala idea mostrarse como un energúmeno buscador de pleitos con cuanto socialista aparezca, ¿quiere protagonismo? Es bueno, pero sea protagonista de manera eficiente, el tiempo es un factor que jamás se puede recuperar, aprovéchelo ganando simpatías y votantes.

Y, finalmente, recuerde los principios que el economista Ronald Coase describió como el camino al éxito: encuadramiento, rango y disciplina.

@hugobalderrama

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *