En periodos no electorales, ¿qué debemos hacer?

agosto 27, 2018

Por: Yorbis Esparragoza | Lic. en Filosofía

En la política el trabajo nunca termina, los esfuerzos deben dirigirse sea para mantener los niveles de aceptación, ganar nuevos adeptos, impulsar políticas públicas o nuevas dirigencias.

El líder político no descansa, su activismo es permanente, el contacto con la ciudadanía para escuchar sus demandas no se detiene, el fortalecimiento de su liderazgo en el partido tampoco, la búsqueda de financiamiento mucho menos, y la continua exposición de su imagen profesional y familiar es necesaria. Dejaré a gusto del lector la solicitud de desarrollar alguno de estos puntos en otras entregas.

Podrá haber periodos de intensidad en cada una de las actividades mencionadas, altos y bajos que dependerán de una agenda bien construida y del equipo con el que se trabaja. No obstante, un partido no solo es acción política con sus líderes; algo en lo que jamás se debe bajar la guardia es en la formación de cuadros.

Los partidos tienen la obligación de entrenar en diferentes temas a los suyos ¿Por qué? Porque muchos entran en el activismo por seguir al líder, más no tienen claros los ideales del partido, cómo actuar en la vida pública o cuál mensaje transmitir. En los cuadros están los futuros dirigentes, no son solo militantes, son los que repicarán el mensaje, se dirigirán a los medios, asumirán cargos regionales e instruirán al resto.

¿Cuáles temas deben trabajarse dentro de la militancia? Lo que sigue son algunas líneas de trabajo:

  • Ideario: todo partido tiene un manifiesto donde se plantean sus principios, valores, misión, visión, normas, etc.
  • Historia nacional y universal.
  • Cultura nacional.
  • Ciencias políticas.
  • Derecho nacional.
  • Planificación estratégica.
  • Marketing político.
  • Periodismo político.
  • Otras inherentes a la actividad política.

Todo ello permitirá no trasgredir los objetivos planteados, ni los principios del partido. La disciplina, organización, libertad de discusión y la autocrítica son elementos importantes en la formación de cuadros. A su vez, quien asuma estar dentro de la formación de cuadros debe poseer alta rectitud y compromiso; hay que recordar que será un ejemplo para cientos de personas.

Es importante acotar que en las actividades programadas para tal fin, podría considerarse realizar algunas que sean de interés común, en las que se integre a las comunidades cercanas. Muchas personas pueden inscribirse en el partido por obtener ese valor agregado que no implica mayor gasto por parte de la organización.

El conocimiento es la facultad que nos permite comprender y modificar la realidad, un partido que no forma a su gente será torpe en la transmisión del modelo para ser replicado y crecer. También será incapaz de tener dirigentes que puedan elevar su nivel de conciencia a los escenarios local, regional y nacional para ver más allá de su realidad y poder planificar estratégicamente. Un partido de ese tipo se convierte en un modelo sectario poco funcional que conduce a la nada.

@YorbisEP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *