Cuenta regresiva

diciembre 1, 2018

Por Karina Gallegos | Lic. En Comunicación y periodismo y Lic. En Relaciones Internacionales

México está a tan solo unos días de vivir un acontecimiento que podría marcar un hito en su historia reciente. La denominada Cuarta Transformación (término que el presidente electo repite ad nauseam) está a la vuelta de la esquina.

El panorama mexicano indica que los próximos años estarán llenos de retos para la vida política y económica de la nación. La sociedad ya se encuentra dividida entre quienes apoyan a López Obrador y quienes no.

Por un lado tenemos a los opositores, a quienes se les ha denostado nombrándoles “fifís”. En México dicho término hace referencia a las personas de clase social alta, aquellos que, supuestamente, son enemigos del pueblo. El discurso populista del gobierno entrante ya está encaminado a denigrar a los opositores.

Después de la consulta fraudulenta y anticonstitucional organizada por el partido del presidente electo, miles de ciudadanos organizaron una marcha en el centro del país. Oficialmente se habló de cinco mil asistentes, aunque algunos cibernautas reportaron mayor afluencia.

La oposición se encaró por primera vez al nuevo gobierno (a pesar de que éste aún no entra en funciones). Los ciudadanos dijeron manifestarse en contra de las consultas amañadas. Algunos otros exigían que se convocara una nueva consulta, pero esta vez apegada al artículo 35 constitucional. Otros más abogaban por los trabajadores que se habían quedado sin empleo tras la negligente cancelación del aeropuerto.

El resultado de la consulta anticonstitucional parece ser inapelable. El presidente electo se ha limitado a decir que las consultas seguirán realizándose periódicamente, incluso en las mismas condiciones. La oposición alzó la voz, pero el nuevo gobierno parece no tener oídos.

Mientras tanto, López Obrador se reúne con antiguos enemigos, aquellos a los que nombraba jactanciosamente “La mafia del poder”. Anuncia que figuras como Bernardo Gómez (Copresidente ejecutivo de Televisa), Olegario Vázquez Aldair (dueño de Grupo Ángeles) y Ricardo Salinas Pliego (miembro otrora de TV Azteca) formarán parte del Consejo Empresarial durante su gestión.

López Obrador aparece en las televisoras más importantes del país tratando de justificar los acontecimientos recientes con respecto a la consulta. La terquedad que lo caracteriza aparece a cuadro. Sostiene en cadena nacional que las consultas formarán parte de la vida cotidiana de los mexicanos. Los periodistas permiten el soliloquio.

Por su parte, la sociedad civil se encuentra enfrentada en las redes sociales. Aparece el vituperio, la cerrazón, la división. Las amistades se disuelven. Las familias se quiebran. México efectivamente está viviendo una transformación inusitada.

El 1 de diciembre se disiparán muchas dudas. Los opositores sabrán si sus temores son infundados o si no se equivocaron al prever una dictadura. Los obradoristas sabrán si las promesas de campaña serán cumplidas. En ambos bandos la incertidumbre se ha vuelto una constante. Sabemos que la Cuarta Transformación llegará, pero no podemos afirmar que sea para mejorar.

@LouSalome_Mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *