¿A cuál candidato elegimos?

mayo 31, 2018

Por: Yorbis Esparragoza | Licda. en Filosofía

“Cuando la transición de un sistema político (con sus mentalidades) hacia el otro (con sus mentalidades), se prolonga demasiado, al igual que una mala digestión, aparece el fascismo. El fascismo emerge desde el pueblo, levantando a un caudillo plebeyo y con un discurso de redención histórica”.

Juan Carlos Lechin

Las máscaras del fascismo, 2011.

 

¿En algún momento se ha detenido a estudiar el ofrecimiento de sus candidatos presidenciales? No todos entendemos sobre ideologías políticas, algunos -por no decir muchos- deciden seguir a ciertos candidatos solo por ser lindos físicamente, carismáticos o redentores sociales; la combinación de los tres es la gloria para otros. Lamentablemente, por ignorar la ideología de quien tendrá las riendas de su país, al ver superficialmente lo que proponen, ganaron la presidencia Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Evo Morales, Rafael Correa, Michelle Bachelet, Lula Da Silva, la dupla Kirchner y Daniel Ortega, por ejemplo. Hay dos características que los unen: fueron elegidos y legitimados por el voto popular y profesaron el socialismo, atendiendo al legado de sus maestros Mussolini, Hitler, Lenin, Mao y Castro.

Todos los presidentes latinoamericanos que destrozaron a Latinoamérica fueron elegidos porque ofrecían un “cambio de sistema para mejor”, sembrando socialismo, afirmando que el capitalismo es el mal nuestro de cada día, que las multinacionales nos están matando con transgénicos, que el empresario es el ser más despiadado del planeta porque ofrece empleo, y que los ancianos, discapacitados, desvalidos, mujeres y niños -todos pobres-, necesitan del padre Estado para acompañarlos en su injusta situación como redención histórica. Se mostraron como demócratas, respetuosos de la legitimidad y la legalidad, unos correctos lores y ladies.

Lo que usted debe tener en cuenta es que quien ofrece el paraíso en la tierra usando el dinero ajeno no es de fiar y justo eso es lo que hace un socialista; pronto las promesas se convierten en camino de servidumbre, por el endeudamiento, aumento de impuestos, crecimiento del Estado, corrupción,  ilegalidad de procedimientos, aumento de las demandas sociales, etc.

A nivel mundial hemos visto regímenes absolutistas feudales (el Estado pisando al individuo) que al llegar las repúblicas (el orden), siguen dando la pelea en el naciente sistema liberal (el individuo sobre el Estado), ocurriendo una transición. En esa transición puede darse la llegada de discursos populistas, redentores, vengadores, arribistas, iletrados, etc.; lo que Lechin llama en la cita que introduce este artículo como “caudillo plebeyo”. Por supuesto, no solo tienen acceso los comunistas, sino también los socialdemócratas, pero eso es harina de otro costal. En fin, se da paso a la instalación de cualquier sistema contrario al liberal.

¿Ya ve la importancia de estudiar las propuestas de sus candidatos? Escuche los debates públicos, pida consejos a los que saben de política, lea artículos, vea videos comparativos, etc. Hay material para todo tipo de público y es su deber como ciudadano la vigilancia de lo que ocurre políticamente en su país para evitar arrepentimientos. Fue común la frase “Venezuela no es Cuba” y ya vemos como la ignorancia de las ideologías políticas de los candidatos, pasan factura.

@Yorbisep

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *