Pontegea entrevistó a Joaquín Ortega

febrero 27, 2018

Entrevista original de Pontegea

En Venezuela, en el silencio, se están formando las nuevas élites políticas, sociales y militares

Pontegea entrevista al politólogo venezolano Joaquín Ortega y hablamos, entre otros temas de vital importancia para Venezuela, de la naturaleza de sus élites, el modelo de dominación chavista, el futuro deseable para los jóvenes emprendedores y hasta de los jóvenes militares y las posibilidades positivas de Venezuela si logra desmontar el modelo chavista. Con Joaquín hemos descubierto nuevas perspectivas y marcos analíticos para interpretar el caso venezolano.

Pero… ¿Quién es Joaquín Ortega?

Joaquín es tal vez el intelectual venezolano más agudo de su generación. No es un intelectual de gabinete y estudio. Es un intelectual capaz de habitar todos los espacios posibles y leer el país más allá de lo que cualquier puede hacerlo entendiéndolo en muchas de sus dimensiones desde la calle hasta las estructuras más encumbradas del poder. Hablar con él es el placer de muchos, el privilegio de otros tantos. Politólogo, docente, investigador, consultor, guionista, escritor, productor de radio y tv. Está en todo. Hemos querido entrevistarlo porque a nuestro juicio es el que mejor nos puede describir a Venezuela en toda su complejidad y, sobre todo, visualizar los futuros posibles del país caribeño.

Comenzando por el final

MD: Comencemos por el final. En tu libro la Cultura del Milenio, nos dices y cito “En esta época, lo metahumano- lo posthumano o transhumano- se aproxima como una realidad inminente, como una actitud generacional hacia la propia intervención plástica – y en especial, a la ampliación sensorial- que parece no mostrar signo alguno de rechazo” (Fin de la cita). Cuando uno lee esto, escrito años antes que el Foro Económico Mundial alarmara a medio mundo en Davos este año, seguramente siguiendo la pista de muchos investigadores y creadores, uno se pregunta ¿Cómo imaginas a Venezuela dentro de 5 años, 10 años y 20 años? Desde nuestra actual perspectiva, cual es el futurible que te llega como una suerte de certeza.

JO: Mi interés primordial en los ensayos de Cultura del Milenio era tratar de mostrar a la red de redes como una herramienta adicional en la comunicación de nuestras propias identidades. No ver a la web con miedo sino con sentido de la oportunidad. Nada mejor que mostrar y exportar lo mejor que somos individualmente hacia una esfera digital -pero eminentemente humana- conformada por nuevos observadores, de nuevas audiencias, distintas a las que tienes en tú país de origen. Un nuevo ser humano refaccionado -o extendido o interconectado- ante la mezcla de tecnología y biología ya es posible… y seguramente nos sorprenderemos, en el cortísimo plazo, al tenerlo cara a cara. Ojalá estos experimentos no nos conduzcan al endiosamiento…a sentimientos de superioridad, sino más bien de complementariedad.

Vayamos ahora al país. Ver a Venezuela en el futuro implica ver el contexto de la intervención chino-ruso-cubano en la región latinoamericana y las nuevas alianzas desde capitales afines al modelo alterglobalizador para Sur América y el mundo. En el caso del entorno político venezolano se puede percibir que ha venido siendo rediseñado, que ha sido primitivizado el nivel del discurso…la explicación que dan de la realidad los nuevos nodos de opinión -los influencers políticos y el liderazgo en trama con el gobierno- han oscurecido ex profeso la conversación pública y ciudadana… se han dirigido esfuerzos y recursos a la desintegración de la producción económica, para que sean las recién estrenadas mafias quienes recompren esas, entre comillas tierras de nadie. Con esa sola finalidad se descuaderna el ejercicio de la cultura cívica.

En Venezuela la reflexión de la ciudad que habitamos -la Polis mental y física- se ha ido alterando, empujando al ocio creador a una búsqueda constante de alimentos, dinero en efectivo, agua, electricidad, seguridad ciudadana…como vemos, un conjunto de deprivaciones relativas constantes, en el marco de insólitos premios y nuevos castigos. El punto focal del modelo de obediencia política está pasando -hace un buen tiempo- a la transformación de la vida cotidiana: alteraciones del sueño, acostumbramiento a largas filas para casi todo…modificación de la dieta y ruptura de patrones de ascenso social vinculados al estudio, al trabajo y a la vida humana en convivencia. Pasamos de un modelo de cooperación en convivencia a un modelo de subvención para la supervivencia, que no es poca cosa. Es un experimento conductista de amplio espectro. Este ensayo vigilado y registrado puede extrapolarse desde todo un país a otro. El programa piloto de sumisión política neo totalitaria del gobierno venezolano ha funcionado y ya debe servir de agente autorizado exportable, bajo los propios ojos de liderazgos supuestamente esclarecidos en Europa y Norteamérica.

Yendo al tema de las posibilidades, en algún momento he visto la eventualidad de dos escenarios: Venezuela en clave de Sinaloa o Venezuela en clave de Aleppo. Al día de hoy, ambas tienen casi el mismo porcentaje de posibilidad de ocurrencia, en vista del modelo mixto de deseconomías –ilegalismos, paralegalismos- que sostienen la realidad estructural del país. Por otro lado, un futurible de organización social ética con objetivos ganar-ganar, enmarcado en una reestructuración burocrática -y con un liderazgo político responsable- de cara a los tiempos por venir, no me parece descabellado. Existe un aprendizaje a partir del manejo del poder económico y político de segmentos que han ido ganando claridad y responsabilidad en estos últimos 18 años. Y me refiero a grupos humanos de dirección y pensamiento, que existen dentro y fuera de la estructura encubridora del Estado venezolano, un Estado asociado a distintas formas de ejercicio del micro y macro poder.

Venezuela, su política y el petro-rentismo

MD: ¿Esos grupos humanos fuera de la estructura encubridora del Estado Venezolano ¿Podrían tener calado en el grueso de la población? ¿Podrán convencerla de que el camino va más allá de este proyecto de sumisión política lubricado con petro-renta?

JO: Se convirtió en un lugar común repetir que: “Venezuela debía pasar una larga travesía en el desierto”…lo que es en el fondo un llamado a la inacción y al aguante sumiso, resignado. Todo esto, para que otros operadores, casi siempre desde la centro izquierda, aseguraran sus cuotas de poder político y económico. Todo es fácilmente rastreable desde el ámbito del universo de repetidores de los argumentos de Teodoro Petkotff, de la Globovisión de Alberto Federico Ravell… de las distintas coaliciones demócrata cristianas tipo mesa de diálogo…MUD, etc….pasando por el entorno del proyecto de Henri Falcón…hasta llegar a la esfera de la coalición Allup-Derwick-PSUV-Militares Ex adecos). Cada uno de estos grupos, a su manera, negociarán las riquezas del país, para ellos y sus socios mayoritarios internacionales. Viendo este ecosistema de rapiña, ocupación y lenguaje narcotizante son muchos los jóvenes y adultos que terminan construyendo su propia opinión, a punta de retazos de las frases hechas desde el colaboracionismo, el chantaje o la desinformación. Eso no obsta para que, a partir de posturas académicas y económicas disímiles, se puedan poner en duda algunas de las sacrosantas ideas como las del estado rentista redistribuidor del ingreso… o la imposición de temas minoritarios a las grandes mayorías –lo que terminaría abriéndole camino a modelos totalitarios, por la vía del discurso hiperdemocrático, el asambleísmo y el lenguaje demagógico-

MD: Pero sigue jugando la petro-renta, por lo visto, a pesar de su decadencia cuantitativa en este momento…

Son muchos los grupos políticos -a primera vista inconexos ideológicamente hablando- que entienden que el modelo rentista está agotado y que una refundación republicana es clave para salvar al país de la depredación. Venezuela está frente a una inminente fragmentación y mayor repartición -vía geopolítica y zonas de influencia- de su territorio a las fuerzas internacionales de la alterglobalización. El centro democrático, el centro republicano, la social democracia no parasitada por Podemos, el nacionalismo post medinista, el nacionalismo desarrollista y hasta el humanismo ético cristiano tiene referentes en líderes y grupos, cuya una de sus mayores virtudes ha sido la de mantenerse al margen de las cárceles y de la muerte. Creo que de eso también se trata: que quien quiera acceder al poder político lo haga en modo de autopreservación de la vida y en función de un proyecto que supere la poliarquía de los ilegalismos actuales.

Por otro lado, hay que ver desapasionadamente que también existen momentos de transición de fase… desde lo más positivo de la teoría de la colmena y de la acción en enjambre, pudieran darse reacomodos sociales y políticos. Fíjate, ésta misma dinámica posideológica genera dos efectos refractarios: te refugias en doctrinas con total ausencia de capacidades heurísticas –neonazis y neocomunistas- o te dedicas a profundizar en modelos totalmente desapegados de la realidad material: una suerte de política New Age que exige la pausa y la autorreflexión ab aeternum, junto a uno protopolítica de la explicación exterior: una exocreacionismo ingenuo de convivencia cósmica. Comienzan a verse una dinámica de ofertas que van desde los marxismos clásicos que explican todo -porque no explican nada, ya que es una autofagocitación del lenguaje- versus ciertas neomitologías formadoras de tribus anti intelectuales o cultoras de la ciencia Fringe. Casi un argumento de película de Ciencia Ficción, que distrae a las grandes audiencias de lo concreto, mientras que las nuevas élites burocráticas se convierten en las nuevas monarquías del dinero malhabido.

MD: Mucho más complejo por lo visto y en ese sentido ¿Cuál es tu analogía histórica favorita para entender a Venezuela?

JO: Aunque considero que los eventos históricos no se repiten, creo que hay algunos casos o tramas –de honda pulsión humana- que nos siguen atormentando como sociedad. El primero que veo es lo que he llamado el “síndrome de Bruto” –inspirado en la relación dramática de Julio César y su hijo agnado- y pareciera ocurrir mucho al interior de la estructura disciplinaria de los ejércitos latinoamericanos. Consiste en que un oficial superior entrena a un joven subalterno, y éste joven subalterno aprende -lo mejor que puede- lo que ha hecho su jefe para alcanzar el poder. Luego, procederá a copiarle el estándar de vida, su estilo de hacer negocios. Posteriormente lo traiciona y entrega a poderes superiores. Pensemos en algunos ejemplos en distintas épocas: Simón Bolívar traicionando y robando el proyecto político de Francisco de Miranda….pensemos en Juan Vicente Gómez traicionando a Cipriano Castro y diciéndole: “compadre, no regrese al país”…pensemos en Augusto Pinochet y su cierre existencial con Salvador Allende…muchas de estas prácticas siguen repitiéndose. Asimismo, tanto el caudillismo político –ampliamente estudiado por la profesora Graciela Soriano- junto a la posesión y control absoluto de la fuente de la renta, juegan una dupla imbatible para dominar a un país… y a una sociedad -mayoritaria y comprobadamente- creyente en la buena fe de quienes los gobiernan. Recomiendo revisar las tesis de Laureano Vallenilla Lanz en Cesarismo democrático y La caída del liberalismo amarillo de Ramon J. Velásquez. Éste último muestra un paralelismo muy interesante entre el fin de esa élite pre industrial y el final de Acción Democrática y el pacto de Punto Fijo, a finales de los años noventa.

No quiero dejar de responderte, y éste soliloquio me lleva a decirte que, por todo este panorama, me cuesta encontrar un momento 100% venezolano del pasado que nos explique o ejemplifique. Más bien, siento que es un derivado de la invasión de Cuba por Machurucuto, por otros medios y en el marco de una nueva guerra fría, donde Putin se pudiera estar viendo a sí mismo como la reencarnación de Aníbal y de Pedro El Grande a la vez.

MD: Y en medio de estos unos actores con sus virtudes y vicios a pie de calle. Descríbenos en términos generales cómo podemos caracterizar a un político opositor y a un político chavista ¿Ves diferencias?

JO: Un político no importa el bando o el partido en el cual milite, es un venezolano más con sus luces y sus vicios. El estilo en ambos, de cara a su público, pueden cambiar discursiva o estéticamente, pero en esencia si observamos sus agudezas, ambos tienden a ser legalistas o leguleyos en su argumentación –unos invocarán al estado de derecho, otros al derecho revolucionario- …ambos comparten el deseo de verse percibidos con sensibilidad social. Es el dolor por los pobres lo más importante. En el político del gobierno hay mucho revanchismo e ideología –vencer a los poderosos, al imperio, “¡son de derecha!”, denuncian – En el opositor hay un pretendido discurso de eficiencia y transparencia, con un indudable desconocimiento de los roles del político frente al estado, la sociedad, el individuo, y la libertad económica y de expresión. Con respecto a sus vicios, estarían la poca o nula escucha a sugerencias sobre opiniones que los confronten… o que los superen intelectualmente. Ambos son algo alérgicos a las encuestas y a los consejos de asesores, pero una vez que notan los resultados medibles, cambian para bien y el asesor ya no es más un sabelotodo entrometido, sino un colaborador más confiable y oportuno. Mientras más cerca estén al poder -y a la liquidez que permite obtener parte de la renta petrolera- allí cambiará su acción ante el mundo electoral o social al cual responda.

El político pro gobierno es más de línea discursiva que proviene del proyecto revolucionario –homologada a ideas fuerza repasadas y estudiadas…es de acción hegemónica, con enemigos claros… ambos políticos, aprovechándose de la desmemoria de las audiencias venezolanas, se dicen y se desdicen acomodaticiamente…Cada vez más ambos están mucho más prestos a romper pactos y promesas. El político de oposición, con honrosas excepciones, sigue siendo una versión ligera –light- de la misma receta política, producto de un Estado monoproductor, interventor, inmoderado y despótico.

A veces, he llegado a pensar si efectivamente el cartel opositor desea más ser un actor secundario, que obtener el poder, ya que en esta lucha -principalmente mediática- que han dado, reciben por partida doble prebendas del sistema económico dirigido por el Estado y reciben beneficios de los empresarios venezolanos, dados siempre a apostarle a dos caballos en una misma carrera en el hipódromo electoral. Los empresarios saben mimetizarse y sobre todo diversificar el riesgo.

MD: Esa última parte me llama la atención, el disfrutar ser parte del reparto pero no protagonista y de alguna forma tal vez legitima ese aparente deseo, en ese punto, nos gustaría que nos hablara de la intelectualidad chavista y la opositora. Yo creo que hay algo de culpa en todo esto en los pensadores de los entornos del poder ¿Podemos afirmar eso? ¿Cuál es la carga de culpa en todo esto?

JO: Sin duda han existido -y existen- grandes intelectuales en el país, el problema es su marco ideológico y sus fuentes de financiamiento. Se distinguen fácilmente sí son intelectuales que abogan por la libertad del país o son simplemente intelectuales orgánicos, cobrando por apuntalar algún lado de la diatriba política. Como ha apuntado el estudioso de las redes Rómulo Córdova plataformas como Misión Verdad –por el lado del gobierno- o Prodavinci -por el lado de un sector de la oposición- actúan como dos caras de la misma moneda. Una moneda que no permite matices y apuntala al sistema político como un correccional del pensamiento. “Estás con nosotros o estás contra nosotros” es el espíritu que anima a estos dos grandes grupos de opinadores, ahora llamados influencers… unos muy bien pagados, otros subcontratados dependiendo de la campaña electoral que esté en proceso…unos nacionales, otros extranjeros…muchos becados por el gobierno –recordemos el caso de Guillermo O´Donell y su relación con dinero del gobierno venezolano, y por ende, su silencio ante el crecimiento del músculo autoritario en el país-

A la gente, lamentablemente la toman en su buena fe. Ante las audiencias el pensador, por un tema de falacia de apelación a la autoridad, sabe más y si su nombre es respetado, también se convierte -en tiempos de mercadeo político- en una marca. Pueden venir incluso de áreas disímiles del conocimiento social, pero como por ser un asunto que nos toca a todos –la política-y de la cual todos tenemos una opinión, terminan poniéndose al mismo nivel -y casi siempre en las redes sociales- las opiniones de, por ejemplo, un PHD en planificación… con la versión que pueda dar un cronista o un columnista, ahora -dicho esto con total responsabilidad- trocado en un tuitero, tarifado y parte de un plan de comunicación diseñado para incidir en el ecosistema de información actual.

Todo gran político debe tener un gran asesor detrás, lo que no debemos es perder la perspectiva…solo hubo un Alejandro Magno y un Aristóteles como su mentor…Solo hubo un Machiavelli con su Lorenzo de Médici… solo hubo un Thomas Hobbes y un Carlos II…

Las élites venezolanas

MD: Más allá de los intelectuales ¿Qué podemos decir del resto de las élites venezolanas? Especialmente las empresariales. Aunque parece una pregunta tonta más ¿Hay élites en Venezuela? ¿Han existido en algún momento?

JO: las élites venezolanas, sobre todo en el ámbito económico, han existido unas más productivas que otras. Los empresarios apuestan y cuidan su dinero, si hay filantropía o responsabilidad social empresarial, es porque les nace o porque se les ha obligado por ley. Desde que Venezuela devino república es práctica conocida y recurrente la creación de arreglos vía matrimonios, asimilación de capitales, ventas ficticias, ventas de empresas quebradas a precio de éxito. En fin, nada nuevo bajo el sol. Como te comentaba hace un rato, al empresario venezolano le gusta financiar a cuantas opciones políticas puedan llegar al poder. Si son dos, perfecto, si son más también. Nada que un Ctrl+ PQC en Excel no pueda arreglar –“PQC” quiere decir en broma, “para que cuadre” la suma- Ahora, muchas élites políticas han gravitado en torno a ideas políticas, que al fin y al cabo han sido sostenidas por el constante flujo petrolero del país.

Los investigadores venezolanos no han escapado a las modas intelectuales. Durante muchas décadas hemos recibido oleadas de interpretaciones que van desde el republicanismo del siglo XIX, pasando por el federalismo, luego el positivismo comteano de Vallenilla Lanz en tiempos de Gómez…luego el marxismo primigenio de la generación del 28… luego el marxismo revisionista vía AD, que bebió del APRA peruano… luego el desarrollismo, el cepalismo…luego el neoliberalismo, vía los Chicago Boys…luego la descentralización con la COPRE… luego la tercera vía, empezando el año 1998… luego, el neocomunismo sin medias tintas… ciertas dosis de fundamentalismo islámico, integrismo… el modelo Fujimori…el corporativismo de ultra derecha y las mafias…en fin, Venezuela y muchos de sus pensadores, tal vez lo menos plantados -y los más flexibles y complacientes- pueden hacer como algunos diosas: acostarse como prostitutas, para levantarse al día siguiente, milagrosamente vírgenes.

Los militares venezolanos

MD: Hablando de esa parte de las élites en general como lo son los oficiales de las fuerzas armadas sería interesante escuchar qué piensas sobre los militares venezolanos en general. En mi opinión, la formación de los militares venezolanos y su actuación ha sido nefasta ¿Cómo ves a las fuerzas armadas y al militar como tal? ¿Se puede hablar de ellos como ciudadanos, habitantes o machos alfa mientras que no aparezca el primer tiro? ¿Qué opinión tienes de los militares venezolanos?

JO: El espíritu del soldado venezolano cuenta con tres grandes virtudes: disciplina, coordinación y capacidad de reagrupación. A esas tres virtudes le agregaría otros rasgos positivos del venezolano: agradecimiento, solidaridad y sentido del humor. Ahora, distingamos al soldado del militar, ya que muchas veces al ascender, el único foco es su propio progreso socioeconómico. Éste es el típico individuo que llega a la vida de uniforme con la única idea de extraer el botín, de donde le toque estar. Si a juzgar vamos son demasiadas tentaciones al día, en un país en crisis. Si no eres bien pagado y el ejemplo que te dan los superiores no es el correcto, difícilmente se pueda compaginar una labor ética con los apremios de familia, esposa, hijos. Por otro lado, y esto es el dato de la realidad más apremiante, hay que explicar el comportamiento de cualquier institución frente a un proyecto internacional que produjo un gobierno corrupto y corruptor. Este modelo mixto en donde -como muy bien explica el Dr. Guillermo Martín- sufrimos un esquema macro de poder militar a lo Montesinos y un modelo micro de espionaje y control social a lo cubano, ha producido el reacomodo de aquellas figuras que mejor se mueven en esas aguas de corrupción nacional e internacional. Todo proyecto totalitario busca echar por tierra el respeto de las antiguas instituciones y rostros visibles. Si a eso le agregamos que muchos actores, previos al sistema chavista, se unen en un conflicto simulado, tenemos el libreto perfecto para una película en donde conviven en un mismo tiempo histórico, lo medieval, lo neomonárquico, lo corporativo, lo moderno, lo premoderno y lo postmoderno. El momento electoral, es la guinda del pastel, ya que será la fiesta que baña de legitimidad a las actividades de los agentes de un proyecto exterior anti venezolano, y sobre todo, anti occidental. Muchos militares venezolanos -ya algunos convertidos en empresarios sin necesidad de quitarse el uniforme- son parte de una ecuación en donde la operación extractiva de la mina, solo podrá mantenerse con mayores cantidades de pólvora. Habrá que ver hasta dónde la alteración demográfica del país -y la nueva antropología política resultante de ello- sea los suficientemente dócil al interior de las fronteras…y el escenario internacional decida seguirle haciendo el juego a un flujo económico, que al parecer beneficia a más sectores en el llamado mundo libre, de lo que se ve en primer plano. Cuando la fuerza armada venezolana entienda en su justa dimensión que su poder tecno-burocrático es una necesidad de primer orden para un país lleno de potencialidades, pero vaciado de autoestima…y perciban al enemigo exterior anti libertad como el invasor que han permitido enquistarse, en ese momento el comunismo de logia -y el integrismo islámico- lo convertirán en su principal objetivo. Abrir los ojos es peligroso, pero mucho menos que mantenerlos cerrados.

MD: Entonces ¿Podemos tener esperanza de un viraje de parte del estamento armado?

Los militares de largo aliento estratégico deben entender lo que ocurre en el mundo real. La geopolítica es un tema de combinación articulada de pensamiento y gestión de lo mejor de un país. Defensa, innovación tecnológica, ecología y política para el bien común es el futuro de todo ejército profesional en el siglo XXI. Quedarán en el tiempo suficientemente señaladas las mafias de los alimentos, de las divisas, de los anti nacionalistas, de los asociados al tráfico de drogas, armas y seres humanos…los encubridores y beneficiarios de la minería ilegal y antiecológica. Es un mal momento para las buenas causas, pero como todo mal momento, puede pasar con voluntad y proyectos inclusivos y eficientes. Un soldado venezolano por naturaleza y esencia jamás dejará a un compañero caído para que se lo coman los zamuros. De esa llama natural tan nuestra, también muchos pretenden abusar y robarse la lumbre. Todas las fuerzas positivas pueden recomponerse con proyectos, metas y objetivos medibles. Su espíritu de cuerpo sobrevive dentro y fuera de la propia institución, y a pesar de los goles en contra.

MD: Imagino decirle esto a los muchachos de las universidades y a los cadetes, sobre todo a los cadetes, sometidos a constante ideologización o creciendo viendo como estructuras criminales se apoderan del estamento militar. Sería interesante hacerle llegar este mensaje en forma creativa a las aulas de las academias militares, obviamente si sabes cómo hacerlo no lo digas, pero supongamos que esto hay cadetes que lean esto ¿Qué recalcarías sobre la “misión sagrada” de la seguridad y defensa nacional? ¿Cómo los convencerías de no entrar o salir del lado oscuro de la fuerza?

JO: A los cadetes les pasa algo parecido al común de los venezolanos que anhelan una teoría con implicaciones prácticas inmediatas. Es en el mejor y en el peor de los sentidos una necesidad ingenieril…la búsqueda de un manual inmediatista, con las ambivalencias, ventajas y desventajas que este tipo de pensamiento y actuación conllevan. Diría que es la pulsión del plug and play. Lo que distingue a la larga a un militar venezolano de otro es su formación familiar…en el cuartel solo debe ser disciplinado y dar lo mejor de sí para convertirse en el primero de su promoción. Es muy poco el espacio para el pensamiento libre que se tiene al interior de un pregrado de ciencias y artes militares, a lo sumo, lo que se espera es salir de una pieza –físicamente hablando- y con una serie de herramientas para enfrentar el posterior crecimiento como oficiales. Los que tienen el chance de aprender otros idiomas y culturas compararán la doctrina rusa con la iraní… o la doble moral cubana, al lado de la falsa cacería de la corrupción china. Siento, que el ascenso social es el espíritu que priva en la mayoría de los corazones de esos jóvenes. Pueden, si se lo proponen con ahínco, convertirse en los nuevos Páez, en el sentido de la superación personal e intelectual…o pueden tomar el camino del dinero fácil. En tiempos posideológicos el dinero es el único valor. Y el ejemplo mafioso familiar de los Castro en Cuba o el modelo de los millonarios del Partido Comunista chino se puede copiar directamente al entramado de negocios familiares e intrafamiliares del alto mando militar. Estas nuevas prácticas nacidas de la extracción del petróleo, de la compra y venta de alimentos, de los diferenciales cambiarios –mafia de los dólares- y cuanto ilícito nos pase por la mente… son las primeras muestras de una tiranía en proceso de consolidación con todas las consecuencias que se derivan, tanto para los que las gozan, como para los que las padecen.

Quedan varios temas al margen de los ejércitos actuales: ¿Repetir el modelo de la desnazificación en 1945?… ¿Revisar las luces del medinismo y el postmedinismo?…¿Prefigurar una potencial hibridación de las fuerzas armadas venezolanas con paradigmas ligeros y Ad Hoc de la OTAN?… ¿Qué pasa con la tecnología de guerra, con la autonomía de las armas en el mundo de los drones, de la inteligencia artificial?… Desde el punto de vista de la inmediatez…¿Al comer lo mismo y pensar lo mismo creas una audiencia despersonalizada… qué comen nuestros soldados y cadetes, de qué se nutre el cuerpo y la mente del luchador criollo en tiempos globalizados? Quedan áreas de oportunidad por explorar para que soldados y oficiales logren el éxito en el campo de batalla: aprender y potenciar la adaptabilidad, fortalecer la microgerencia, explorar la dinámica de las acciones preventivas. Es terrible ver al mundo asumiéndose en una dicotomía del tipo: West Point versus montoneras. Pero, sin duda la pausa ha sido muy larga en términos de actualización y se ha perdido tiempo valioso en entrenamiento de punta para nuestros oficiales y cadetes. Tienes muchas veces a profesionales listos y entrenados, pero sin apresto o al revés. Sin duda, una actualización del pensum es importante, si la fuerza armada quisiera volver a ser autónoma y desmarcarse de la ortopedia de las fuerzas de ocupación actuales. ¿Dónde están nuestros módulos de actualización en realidad virtual…dónde se previenen las alteraciones climáticas que se avecinan?…¿Dónde están los talleres de defensa ante desinformadores y teóricos de conspiración, quienes muchas veces son dobles y triple agentes extranjeros y corporativos? Estamos muchas veces más sometidos a la influencia de escritores, estafadores, repetidores de Best Sellers tipo Dan Brown en el campo de la guerra moderna, que a estudiar a verdaderos tratadistas de la polemología contemporánea. Muchas veces nadie sabe quién es Paul Ricoeur y su escuela de la sospecha en los entornos de los nuevos marxistas, pero allí mismo, se desesperan por repetir los lugares comunes de personajes como Daniel Estulín y otros investigadores de grilla de programación del misterio adolescente de la televisión española. Por ejemplo, poco o nada se sabe de esquemas para la comprensión, todavía vigentes como los de Joe Montville -y su teoría de la diplomacia de doble vía en donde distintos actores no oficiales permiten las conversaciones, la cooperación y la aceptación del otro que pretende redimirse, a pesar de haber abusado. Por otro lado, están las tesis de Vamik Kolman y su teoría de los significados interactuantes…quien nos recuerda, desde el psicoanálisis que hay capas de significados que se superponen unas a otras… y a lo mejor, lo que muchos creen que es importante, no lo es tanto, porque las emociones y los valores humanos jerarquizan tanto las vivencias tiernas, como las crueles. En Venezuela todavía no se ha medido el efecto ruinoso para la psique, en general y que afectó al pueblo chavista, en particular el día del despido público y en cadena nacional del personal de PDVSA en el 2002. El inconsciente político venezolano –donde dialogan opositores, no opositores, chavistas y hasta los apáticos- tiene esa cicatriz sin cerrar y no excusa aún ese acto de violencia simbólica. El venezolano puede que perdone una infidelidad de su pareja, pero perder el empleo, de una manera injusta jamás se dispensa, a menos que haga terapia y sane.

El marco cognitivo y emocional de los venezolanos y su impacto en la política

MD: ¿No tienes la impresión de que nadie se toma nada en serio en Venezuela? ¿Soy muy exagerado al decir esto?

JO: Sin duda, la peor de nuestras miserias es que nos reímos hasta de nuestras desgracias. Es un rasgo del venezolano que compartimos como un mecanismo de supervivencia o de escape…posiblemente heredado, luego de tantas guerras civiles sufridas desde la propia independencia. En ese “no tomarnos en serio”, caemos en la trampa de preferir ver hacia otro lado…de hacer el negocio que nos salve el mes… o el acto de corrupción que nos saque de la pobreza y a nuestras familias, supuestamente para siempre. El lado oscuro de ese sentido del humor, es la burla que pone en práctica el adversario político frente al otro… el grupo político frente al otro…ya no es chiste, es abuso y humillación evidente y hasta en cadena nacional…en actos privados y en momentos ceremoniales. El abuso de poder es también un pésimo chiste, del que solo se ríe en tiranía el que tiene el bastón de mando. Hoy en día creo que el hambre y la enfermedad premeditada no le dan risa a nadie.

MD: ¿Ves alternativa a esta clase política? ¿Se puede hacer política desde el punto de vista estratégico en Venezuela? O ¿Seguiremos entre populistas, hijos de familias patricias con formación mediocre y/o cháfaros con cursos de estado mayor de medio pelo?

JO: Existe un mayor número de líderes políticos, que los que muestran los medios pasados por el tamiz de los intereses del sistema político actual. El silencio obligado de las bases del PJ, de VP, de AD, de lo que pudiera ser COPEI es evidente. Por eso, el paso de mucha de esa militancia a otros partidos… a ciertas ONG´s… a plataformas web… a la blogósfera y en especial al Twitter y ahora a Instagram. Vemos el nacimiento de partidos nuevos con viejas ideas de centro, centro derecha y derecha nacionalista. El populismo es hijo del rentismo y se vale de la demagogia para comunicarse con sus audiencias. En el caso del PSUV y de la burocracia estatal el silencio ante los desmanes, abusos y constante supervisión sobre votaciones o marchas es un mecanismo de defensa. Quien opine distinto o se queje con razón…puede ser castigado en su sueldo, en sus horas de trabajo, en la obtención de documentos para viajar o graduarse…en el recibimiento de becas para ellos o sus hijos…en la llegada a la puerta de tú casa de las cajas de alimentos subsidiados del CLAP. Se ha evolucionado del clientelismo al control biopolítico. Quien no entienda esta realidad interna, unida a la de la comprensión del juego geopolítico -en el cual Venezuela ha sido la caja chica de la corrupción y el actual lavadero de dólares de los ilegalismos internacionales- no podrá llevar adelante con éxito una política autónoma. Les tocará ser las cajas de resonancia del poder gubernamental o de los líderes acomodaticios de la oposición mediática venezolana. En el silencio se están formando las nuevas élites políticas, sociales y militares que entienden que un modelo como éste no es sustentable en el tiempo, por lo extractivo y por lo frágil de la negociación entre mafias de toda índole. Las nuevas élites se moldean en el estudio apasionado y en el día a día taciturno. No hay ningún trance, hasta ahora del que Venezuela no haya salido, una vez los factores de ruido y disolución se hayan disipado. Frente a una agenda de reconstrucción y trabajo, toda realidad se transforma.

MD: Me gustaría que nos hablaras un poco de la violencia tanto criminal como política en Venezuela y su impacto en lo psicológico y, sobre todo lo espiritual en el país. ¿Es causa o consecuencia de los distintos proyectos políticos? ¿O es parte natural de venezolanidad y solo vivimos una tregua durante los últimos dos tercios del siglo XX?

JO: La violencia nunca nos ha abandonado como país, simplemente ha habido picos de presencia y de repliegue. El punto de su presencia y grandilocuencia actualmente se debe a un programa claro de los manuales comunistas: extraer gente de la cárcel, para convertirla en garantes de la ley revolucionaria. La violencia política de estas dimensiones, sí son novedosas. Son numerosos los casos de violaciones, torturas y asesinatos por temas políticos, incluso desde antes de los mayores picos de 2014 y 2017. Importar métodos y represores es otra adquisición aciaga para mantener la razón de Estado. Mucho del Know How represivo contra bandas delictivas se utilizó para sitiar a estudiantes, vecinos y ciudadanos desarmados. El modo de delatar y el método de inteligencia social fundamentalista árabe, fue estudiado junto al mismo modelo de delación post 11 de septiembre. Como apunta el profesor Rafael Romero, ambos fueron asimilados para ser usados con selectividad en la represión venezolana. Tomar lo mejor de ambos mundos para el poder total es una lección bien aprendida del gobierno actual. En varias oportunidades le he comentado a la prensa extranjera: que en tiempos globalizados la tiranía elige ahorrar fuerzas y crea una estrategia a tres niveles: control físico, control cognitivo y control emocional, esto quiere decir que se sienta, que se entienda y que se recuerde el dolor. Ser visibles y azarosos a la hora de reprimir, permite viralizar el miedo en las redes sociales. Mucha de la violencia que toca al ciudadano tiene varios puentes: el hamponil, el intrapolicial, el parapolicial, el militar y el paramilitar. Son micro mundos en espacios autónomos reconocibles por fuera, pero irreconocibles para muchos analistas al verlos por dentro. Estamos en el puesto número 183 del índice GLAC. Llevamos 250 mil muertos y contando desde 1998 –y seguramente me quedo corto, al ritmo de casi 30 mil muertes violentas al año- Es hampa, cierto…pero. también es violencia política disfrazada de atracos, robos o secuestros.

La impronta de Chávez

MD: Chávez. Inefable Chávez. Me gustaría que nos hablaras del bien y del mal en torno a Chávez

JO: Fue el títere del comunismo internacional. El agente autorizado en Caracas de una franquicia subversiva y genocida mundial. Desde los años sesenta Moscú buscaba penetrar a todo el globo: academias militares, ejércitos, utilizar los valores, usos y costumbres de un país, para vender engañosamente un nacionalismo revanchista y luego pasar al modelo comunista ortodoxo. Creó -muy en la onda de los Castro en Cuba- una monarquía familiar, asimismo eligió un grupo de pupilos, que a la manera peronista se convirtieron en los nuevos doce apóstoles: dueños y señores de economías y feudos personales. Su discurso de impacto era simplemente un recorte y pega de lo que mejor le funcionara. Su estilo, muy cercano a su personalidad obsesiva se intenta confundir con genialidad por repetidores y pensadores perezosos. Hay un poco del síndrome de Estocolmo en eso. Pero sin duda, era un personaje vendido a un altísimo costo como estadista, gracias a una riqueza infinita extraída del suelo venezolano. Un Emoji también pudo haber sido presidente con tanta discrecionalidad…un holograma -sentado en tres mil millones de dólares mensuales gastados en alianzas y propaganda internacional- pudiera ser el rey de lo notorio, lo noticiable y, claro está, súper reconocible.

MD: El legado de Chávez y su impacto psico-social y espiritual sobre Venezuela. Es muy feo lo que se ve en las calles y las instancias del gobierno.

JO: Su impacto futuro total lo comprenderán en su total las próximas generaciones, tal vez en 30 o 60 años. El supuesto legado se puede evaluar con sus frutos. Pienso en un segmento de la población que nació con él: la pobreza extrema, aquellos que duermen con la llamada “sensación de llenura”, suerte de pan y agua psicológica para venezolanos en estado de cuasi zombificación. El otro segmento es el de las mafias y el terrorismo que permitió potenciar en suelo patrio: FARC, Hezbollah, ELN, paramilitares. La desnacionalización por medio de chinos, rusos, iraníes. Otro grupo de ciudadanos desasistidos trata de mostrarlo como un líder en clave maoísta al que le rezan en el panteón de los muertos célebres venezolanos. La iglesia católica ideologizada con la teología de la liberación se encarga -también por su lado- de copiar el formato de catecismo para venderlo como modelo de santo laico y armado: esto es, un guerrillero con la bendición de los jesuitas de turno.

Venezuela y soluciones

MD: ¿Qué harías para hacer de Venezuela un país vivible? Dame una suerte de recetario. No importa que no nos paren. Estamos en un café y en los cafés se arregla el mundo. Decían que Luís Herrera arregla esto si no me equivoco ¿Cómo lo arreglaría Joaquín?

JO: Pensemos en una sucesión de eventos casi concurrentes…primero transición política… segundo plan de reestructuración burocrática e institucional… luego apertura de mercados…tercero plan de alimentación y vacunas para la población: niños y tercera edad…una política integral de salud sexual para adolescentes…plan de recuperación de la higiene, talla y peso…plan educativo haciendo énfasis en valores ciudadanos, comportamiento cívico, valoración del país y su ecosistema…recuperación de servicios públicos: agua, luz y vialidad… clara política de empleo físico e intelectual…implementación de una política policial firme con fuerte énfasis en la prevención del delito, adecentamiento y civilización de las comunidades penitenciarias…repatriación de capitales producto de la corrupción…justicia aplicada bajo observadores internacionales, hay que profesionalizar nuevamente los poderes ejecutivo, legislativo y judicial…clarificación, optimización y depuración del sistema electoral…plan mínimo común para todos los partidos políticos en torno a políticas sociales, financiamiento interno y libertad de militancia…revisión de contratos internacionales firmados a espaldas del país y en detrimento de la nación…Exploración y puesta en práctica de energías alternativas…En conclusión, independencia para elegir tú propia vida, educación para la libertad y la riqueza…tener la barriga llena, los bolsillos con plata producto de tú trabajo… recuperar la posibilidad de vivir -y convivir- en paz con autonomía política y con un marco legal financiero claro…

MD: ¿Ves a Venezuela en la cuarta revolución industrial o se quedará solo con los implantes mamarios vencidos?

JO: En el país contamos con gente innovadora y dada a aprender rápidamente. Un área de oportunidad que siempre veo es el área de programación de segunda mano y la reparación de celulares inteligentes. Por otro lado, la energía fósil todavía sigue siendo la más barata del continente y el sol -y el viento- como fuentes alternativas, están al alcance de la mano por geografía. Con una actualización educativa pudiéramos explorar la protocolización del internet de las cosas. Se pueden producir Apps para venderse en el mercado internacional. Turismo, entretenimiento y hasta la minería de Bitcoins pudieran ser apuntaladas para convertirnos en un centro de innovación económica. La riqueza natural debe balancearse: fauna, flora, vida salvaje, caza y pesca compensada… son fuentes de desarrollo sustentable… tenemos suficientes locaciones para el entretenimiento mundial y el turismo responsable. La infraestructura de carreteras, autopistas y comunicaciones físicas recibirían en nuestro país un excelente desarrollo para esa cuarta ola industrial: más posibilidad de ayuda inmediata –médica o paramédica- humana y eficiente que retrasar flujos con supervisión humana falible y con tendencia al desgaste. Uniendo lo mejor del talento en el país, todavía en suelo patrio -junto a lo mejor del país en el exilio- Venezuela puede retomar un ciclo ascendente de producción en el cortísimo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *