La planificación estratégica en las contiendas electorales

marzo 21, 2018

Pensar lo que se dice y decir lo que se piensa. 

Por: Jorge Alejandro Sánchez Rojas

Llevar a cabo una campaña electoral es, quizás, una de las actividades más estresantes y extenuantes que puedan existir: un tablado complejo de actores, eventos, fuerzas y expresiones de todo tipo con intenciones que se entrecruzan, se fusionan, se complementan, se enfrentan, pero que nunca quedan estáticas, exigiendo de los equipos de campaña esfuerzos extraordinarios por presentar un discurso argumentativo congruente y atractivo para la población votante por encima de prédicas y arengas rivales.

Muchas personas piensan que un escenario electoral es una suerte de plaza donde las cosas se van haciendo según otras se van dando, generando una percepción de ser algo que se va improvisando a medida que pasa el tiempo y eso no es del todo cierto. Si un equipo de apoyo a un candidato es realmente un equipo serio y profesional, sabe que es necesaria la elaboración de un marco, de una línea general de actuación que, con sentido trascendente, tenga como objetivo la victoria de su candidato en la contienda electoral.

Es allí cuando la planificación estratégica asume la batuta del concierto.

La improvisación solo es exitosa en Hollywood

Es indispensable dedicar talento, tiempo y recursos para proyectar un cuadro integrado de tácticas que sea base sólida de pensamiento y acción y que se exprese en una campaña electoral de forma coherente, alineada e interesante: que mueva emociones en la gente, que lleve a la reflexión virtuosa de los problemas y que acerque la solución con la alternativa que presenta el candidato en su discurso.

Esto, definitivamente, no se hace improvisando. El único lugar, hasta ahora, donde improvisando se puede llegar al éxito es en Hollywood, y no es en la producción de las películas, sino en las tramas e historias que algunas presentan.

Este autor percibe que el proceso de planificación estratégica en la dimensión electoral debe abordar cuatro perspectivas: 1) El candidato y su discurso, 2) Las actividades públicas del candidato y del partido en general, 3) Lo que quiere el votante y 4) La sustentabilidad de la propuesta.

Todo lo anterior debe estar inteligentemente alineado con la vertiente ideológica del partido que representa el candidato: si esto se realiza eficientemente, dará la holgura proporcionada para que otros representantes del partido puedan apoyar la propuesta sin traicionar el hilo argumental del discurso básico.

En otro orden de ideas, muchos equipos piensan que el principal recurso para conducir una campaña electoral es el dinero, lo cual puede que sea imprescindible, mas no es lo único, ya que el tiempo aquí es el verdadero valor que en el fondo debe respetarse: el conocimiento exacto de las diferencias entre lapsos, períodos, ciclos y momentos, y su aplicación inteligente en el escenario electoral dará un sentido de la oportunidad que causará un efecto demoledor sobre las demás propuestas. Pero el tiempo es otro tema de conversación que abordaremos con más detalle en otra oportunidad.

Lo anterior es simplemente la punta del iceberg: hay otros elementos de la planificación estratégica que deben ser tomados en cuenta para manejarse en un escenario donde millones de mentes y corazones están a la expectativa de todas las ofertas del mercado electoral de ese momento, por lo que técnicamente hablando, para planificar, el método que al equipo más le agrade para impulsar a la persona que creen es la más capaz de regir  los destinos del espacio público que toque, más allá del autor o de la escuela que represente, debe ser el método que todo el mundo comprenda mejor y que otorgue libertad de acción y eficiencia para el logro.

Y en eso de elegir el método para planificar, uno puede leer todos los libros del tema existentes en el mercado editorial, pero al final deberá comprenderse que planificar es en esencia tres pasos: 1) Comprender el presente, 2) Diseñar el futuro deseado y 3) Construir un puente entre los dos anteriores para pasar sobre el río de la incertidumbre.

@Joalsaro

jorgealesanro@gmx.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *