¡EXPROPIEMOS!

mayo 3, 2018

Por: Yorbis Esparragoza | Lcda. en Filosofía

Expropiar significa robar, los gobiernos totalitarios lo hacen cómodamente en nuestras naciones al destruir los valores tradicionales e instituciones. Si bien la definición denota quitar propiedades, me tomo la arbitrariedad de ampliarla para expresar que también nos han expropiado: poder adquisitivo, libertad de expresión, de opinar, de actuar, legalidad, institucionalidad, salud, tranquilidad, unión familiar, etc.

¿Qué nos corresponde como ciudadanos ante tanta barbarie? Expropiar, pero de forma inversa, es decir, extraer de cada uno de nuestros hogares las siguientes afirmaciones del antirrepublicanismo:

  • El Estado te regala bienestar: FALSO. Nada que provenga de este generador de miseria es gratis, todo lo que nos da es robado a terceros. Siempre hay que tomar en cuenta que los recursos son escasos y las necesidades ilimitadas.
  • El capitalismo es malo: FALSO. Los países más desarrollados del mundo se basan en una cultura capitalista, el ahorro y la inversión son lo que sacan a un país de la pobreza.
  • La educación es mejor a manos del Estado: FALSO. En los sistemas educativos del Estado se facilita la siembra de ideologías parasitarias.
  • La inflación es generada por los empresarios: FALSO. El Estado es quien eleva la inflación imprimiendo billetes sin respaldo, además de que posee gasto público y deuda externa enormes.
  • Las instituciones del Estado son eficientes: FALSO. La corrupción se da por un Estado grande y paternalista, a nadie le duele lo que es común a todos.
  • Se garantiza trabajo para todos con aumentos salariales por decreto: FALSO. El trabajo es una mercancía, y controlar el precio de cualquier mercancía genera escasez y cuesta más, por lo tanto, nadie está dispuesto a comprar trabajo por encima de lo que vale. Por otro lado, el dinero recibido por aumento salarial se diluye como sal en agua en la inflación generada por el mismo control precios y control de cambio. En libre competencia el mercado salarial se autorregula.
  • El Estado garantizará la inexistencia de clases, se satisfacen todas las necesidades sociales: FALSO. El Estado desea que todos seamos iguales pero en pobreza, jamás creas en aquellos que intenten intervenir en las apetencias de los ciudadanos.

La expropiación a la inversa es muy difícil, pero no imposible cuando el futuro de nuestras naciones se encuentra en juego. Si no se tiene conocimiento de sus beneficios hay un peligro constante de caer nuevamente en el antirrepublicanismo. También se requiere de voluntad, amor propio y refuerzo de valores, lo cual implica que un ciudadano no nace, se hace. Es inevitable mencionar lo imperativo de un código de ética íntegro para expropiar de la ciudadanía la infección producida por el antirrepublicanismo.

@YorbisEP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *