El Estado no necesita empresas

agosto 7, 2017

Por: Yorbis Esparragoza

¿Cree Ud. que el Estado debe poseer empresas tales como: petroleras, de electricidad, telefonía, siderúrgicas, alimenticias?

Un Estado intervencionista considera como imperativo la destrucción de la propiedad privada y la absorción de los medios de producción para el control y regulación del mercado, lo cual es antiético, ya que agrede el libre ejercicio de las actividades humanas -que ofrece bienes y servicios para la satisfacción de las necesidades, objetivo principal de la empresarialidad – y que el Estado lo valora como perverso sólo como excusa para absorberlas y engordar sus arcas (que decanta en corrupción), porque lo único que ofrece es un estado de bienestar ficticio.

Esto se traduce en deterioro en la calidad de vida. El Estado al poseer las empresas básicas controla lo que se produce y lo que no, su precio, a quiénes se distribuye y la frecuencia en la que se reciben los productos o se generan los servicios. Esto produce varias consecuencias:

  • Precios irreales: no se respeta la ley de oferta y demanda, el Estado benefactor siempre dará precios muy bajos e irrisorios subsidiados por los impuestos, los dólares preferenciales, los ingresos extraordinarios por recursos naturales (intercambios por petróleo en el caso de Venezuela). La estructura de costos de las empresas estatales son flexibles –se fuerzan para mostrar cifras que no corresponden con la realidad el mercado- lo que produce en poco tiempo la insostenibilidad del negocio, la quiebra y el desabastecimiento.
  • Calidad paupérrima: hay un dicho que reza “lo barato sale caro”. Las entregas se realizan a toda costa, así ello implique no cumplir con los mínimos estándares de calidad.
  • Corrupción: pagos por recibir más productos, por ser más frecuente la entrega, por sacar los productos de la aduana más rápido.
  • Discriminación: quien no esté apegado a las políticas estadales no recibe el producto o el servicio.
  • Riesgos a la salud: por la misma razón de hacer llegar los productos a toda costa, los estándares de sanidad tampoco son respetados.
  • Ineficiencia: el Estado no cumple con todos los objetivos que se plantea porque es incapaz de controlar a todos sus actores.

¿Por qué sucede esto con un Estado intervencionista? Una razón es la garantía de poder y dinero para el/los “administrador/es”, pero el fracaso del sistema viene dado por el poco aprecio que los ciudadanos tienen al que le vende el paraíso, pero le roba su poder adquisitivo, su tranquilidad y el goce de sus propios esfuerzos.

El hecho es que el Estado no debe ser empresario porque desvirtúa la verdadera función de éste que es garantizar la seguridad interna y externa, infraestructura y justicia. Piense que así todos podremos apropiarnos de los resultados de nuestra actividad empresarial producto de la propia creatividad, que diversifica el mercado y que en libre competencia los precios bajarían porque sí se respeta la ley de oferta y demanda.

 

yesparragoza@polemospolitic.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *